EDITORIAL

Seixanta-quatre avis ingressats a la Residència Fiella de Tremp van morir entre el 22 de novembre i el 25 de desembre del 2020. La tragèdia més gran que s’ha viscut al Pallars els últims anys.

El degoteig de morts va anar acompanyat d’un silenci ensordidor. Ni polítics, ni sanitaris, ni familiars ni cap representant de la residència van voler dir res. Els certificats de defuncions era l’única informació que aflorava periòdicament.

Catorze mesos després el silenci s’ha trencat. La fiscalia ha presentat denúncia per homicidi imprudent contra els antics responsables de la residència geriàtrica, ha fet un informe demolidor; entre altres coses diu que el brot a la residència es va detectar a finals de novembre del 2020 i en pocs dies es va escampar ràpidament per les habitacions i sales del centre, i que va afectar la majoria de treballadors i residents. D’aquest últim grup, en va morir més de la meitat, i entre la plantilla es van encomanar 42 dels 65 professionals.

Caldrà esperar la sentència definitiva de la justícia per calibrar la magnitud de la tragèdia.

Imaginar els fràgils i desvalguts vells, sols, esperant torn, fa esgarrifar.

“Van morir d’abandonament”: els escrits de Fiscalia sobre les residències de Tremp

TV3, tn cap de setmana. 26 de març 2022

El pare d’Evarist Saura tenia 92 anys i estava bé de salut. Va ingressar a la residència de Tremp només per un mes, per recuperar-se d’una operació de trencament de fèmur que requeria fer rehabilitació. I al cap de poc, ja havia mort.

Feia dues setmanes que a la residència no els agafaven el telèfon. Saura hi va anar sense saber que el seu pare estava malalt: no l’havien informat de res.

A la residència li van donar el condol per la mort del seu pare. “Què m’estàs dient? Jo no sabia res, no sabia ni que hi havia morts, i el meu pare va ser el 40 ‘i pico’! No ens van comunicar res en cap moment!”, exclama Saura.

Saura va ser un dels pocs que va entrar al centre Fiella i explica una experiència dantesca:

No tenien ni EPI ni res. Em van posar una bata, jo portava mascaretes i vaig tirar cap a dins… Allò era una pel·lícula de por. Tot a les fosques. Portes obertes, portes tancades. Aquí un de difunt, aquí un amb Alzheimer.”

Va trobar el seu pare, ja difunt, en un estat deplorable:

“Era una habitació de dos metres per un. El llit i prou. Estava lligat al llit. Tapat amb quatre mantes. Tenia el nas tort i tot. Despullat, lligat al llit. I una cara de patiment. Quan vaig veure allò… Els punys crispats, rascat d’estar lligat. Es va rascar tot.”

Segons la Fiscalia, a la residència no van donar als residents l’assistència mèdica necessària ni es van coordinar amb el CAP. Tampoc van tenir cura de les necessitats més elementals: no van donar-los de menjar a temps i molts d’ells, aquells dies,van passar fred i set.

“Estaven abandonats, van morir de deshidratació. Un crim, assenyala Evarist Saura. “Al certificat de defunció van posar que havia mort de covid. Però van morir d’abandonament.

NdT 20 de novembre 2020

Un any després de començar la investigació, la Fiscalia de Lleida ha presentat aquest dijous una denúncia pels delictes d’homicidi imprudent, tracte degradant i contra la seguretat a la feina contra la residència Fiella de Tremp, en la qual la Generalitat va haver d’intervenir durant els primers mesos de la pandèmia. Per al ministeri públic hi ha evidències de “disfuncions gravíssimes” al geriàtric que van facilitar un brot de covid que va causar la mort de 64 dels 142 residents, el novembre del 2020.

La denúncia s’ha lliurat al jutjat d’instrucció número dos de la capital pallaresa i detalla com la direcció del centre no va complir el pla de contingència. La Fiscalia considera que els responsables del centre van actuar amb falta de previsió, control i supervisió al no voler assumir les recomanacions fetes des del departament de Salut, que és qui va assumir la gestió dels geriàtrics en el pitjor moment de la pandèmia.

La Fiscalia assenyala concretament que la directora i la responsable higienicosanitària del geriàtric, depenent de la fundació religiosa Fiella, van ignorar els “defectes greus” en la sectorització de les persones residents positives de coronavirus, l’ús dels equips de protecció individual –els EPI– del personal, així com en el tractament d’aliments, vestuari i residus i, molt especialment, en l’assistència sanitària als contagiats.

El brot a la residència es va detectar a finals de novembre del 2020 i en pocs dies es va escampar ràpidament per les habitacions i sales del centre: va afectar la majoria de treballadors i residents. D’aquest últim grup, en va morir més de la meitat, i entre la plantilla es van encomanar 42 dels 65 professionals. Es va convertir en un dels brots més greus a tot Espanya.

A conseqüència d’aquesta alta incidència, i després que Salut detectés també irregularitats en l’organització del centre, va retirar la Fundació Fiella de la gestió i la va concedir a l’Hospital Sant Joan de Déu, primer de forma temporal i finalment fins al 2026, per garantir “el correcte funcionament” de la residència.

L’acusació de la Fiscalia en aquest cas és una de les poques causes de morts en les residències que han arribat, de moment, als jutjats espanyols, cosa que han denunciat tant els familiars dels residents com l’organització Amnistia Internacional, que, en un informe d’aquesta setmana, retreia al ministeri públic que es desentengués de les denúncies i les arxivés sense ni tan sols cridar testimonis a declarar.

La Fiscalía de Lleida ha presentado denuncia por homicidio imprudente contra los antiguos responsables de la residencia geriátrica de Tremp, donde fallecieron 64 residentes a finales del 2020, durante la segunda oleada de covid-19. Tras meses de investigación y de toma de declaraciones a testigos y trabajadores, el fiscal elevó escrito de denuncia este jueves ante el juzgado de Instrucción de Tremp para que se diriman responsabilidades penales contra quien era directora del centro y contra la responsable de higiene sanitaria. La denuncia responde al descubrimiento de “disfunciones gravísimas” en la atención a los internos, lo que presuntamente facilitó la dispersión del virus y una alta tasa de mortalidad. El fiscal señala “déficits organizativos” que tuvieron “decisiva influencia” en el contagio masivo.

La residencia de Tremp es un centro de referencia para la tercera edad en las comarcas del Pirineo de Lleida. En diciembre de 2020, operando bajo la propiedad de la Fundació Fiella, una entidad vinculada a la Iglesia católica mediante el Obispado de Urgell, se llegaron a contar más de 150 contagios. Dieron positivo 42 de los 65 trabajadores, y fallecieron 64 de los 142 residentes. Desde un primer momento, la alcaldesa de Tremp, Maria Pilar Cases, acusó a la dirección del geriátrico de haber actuado con mucha opacidad, lo que retrasó la reacción ante los primeros indicios de contagio.

Ante la alarmante escalada de muertes, la Generalitat relevó a la Fundació Fiella de cualquier función relacionada con los cuidados a los ancianos. Pasados los momentos más críticos, el departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia decidió que, atendiendo a los indicios recabados, la Fundació Fiella quedaba apartada de la gestión al menos por un periodo de cuatro años. Es el Hospital Sant Joan de Déu–Terres de Lleida, también una orden religiosa, quien se encarga de la dirección.

La denuncia presentada ahora por la Fiscalía de Lleida refuerza las sospechas acerca de las irregularidades cometidas dentro del geriátrico. Además de subrayar negligencias constitutivas de homicidio imprudente, el fiscal propone que la causa incorpore, también, los delitos de trato degradante y contra la seguridad en el trabajo.

La organización de derechos humanos Amnistía Internacional presentó este lunes datos sobre la deficiente actuación de los fiscales españoles en el esclarecimiento de las decenas de miles de muertes en las residencias de mayores desde la primavera de 2020. Casi el 90% de las investigaciones abiertas a hogares de mayores han sido archivadas, 451 de 517, en muchos casos sin que se haya hecho un mínimo esfuerzo por esclarecer los hechos.

Casi la mitad de los ancianos del geriátrico de Tremp (Lleida) fallecieron a causa de la covid-19 en apenas un mes, entre el 22 de noviembre y el 25 de diciembre de 2020. La muerte de 64 de los 142 residentes fue provocada por el virus, pero también por la más absoluta negligencia de la dirección del centro, que ni estaba preparado para afrontar un brote —se había saltado los planes de contingencia aprobados por la Generalitat— ni reaccionó de forma adecuada cuando el virus traspasó sus paredes.

La Fiscalía ha archivado la mayoría de las denuncias de familiares por muertes en residencias al constatar que, ante el drama desatado por la pandemia y la falta de medios, hicieron lo que pudieron. Pero el caso de Tremp es tan flagrante que el ministerio público ha llevado ante el juez a dos personas —la directora y la responsable higiénico-sanitaria— tras un año de investigación que revela cómo, durante un mes, el centro fue un escenario del horror. Los ancianos sanos eran “obligados a permanecer” con los enfermos mientras recibían un trato inadecuado: llegaron a pasar “hambre, frío y sed”, y murieron solos mientras afuera sus familiares pensaban que se encontraban bien.

La primera ola del coronavirus, que coincidió con el estado de alarma decretado por el Gobierno (de marzo a junio de 2020) fue una tragedia para residencias de toda España. Pero, por alguna razón, pasó de largo por la de Tremp, donde hubo una “incidencia nula”. Tras ese primer tsunami, las administraciones empezaron a reaccionar. La Generalitat diseñó planes de contingencia. En agosto, la directora de la residencia leridana se reunió con un responsable del Departamento de Salud. Pero incumplió todas las directrices del plan: no informó a la plantilla, no repartió el trabajo ni creó una bolsa de sustitutos, no diseñó la sectorización en tres zonas (roja, naranja y verde) ni fijó circuitos para la comida, la ropa y los residuos. Tampoco formó al personal sobre el uso de los equipos de protección individual (los EPI) ni informaba a diario sobre la situación en el centro al Departamento de Asuntos Sociales, contra lo que se le había pedido.

Cuando, el 19 de noviembre, un trabajador dio positivo por coronavirus, la residencia de Tremp estaba totalmente expuesta. La directora y la responsable higiénico-sanitaria (las dos denunciadas) dieron positivo, lo mismo que un número creciente de empleados y residentes. Lo que siguió fue el caos más absoluto: la dejación de funciones de la dirección, con una total “falta de previsión, control y supervisión”, fue clave en la rápida transmisión del virus, lo que “unido a la descoordinación sanitaria y falta de respuesta inmediata produjo el fatal desenlace”, según la denuncia presentada por la Fiscalía. Ese desenlace fue que, en un mes, el 42,95% de los residentes perdieron la vida.

La pesadilla la vivió en primera persona un técnico de Salud que, tras declararse el brote, acudió al centro. Primero, a dar instrucciones. Y después, el día 23 de noviembre, a constatar que no se había cumplido ninguna de ellas. La plantilla no solo no había sectorizado la residencia sino que, como no disponía de un control actualizado de la lista de residentes ni de su ubicación, permitió que muchos de ellos “compartieran espacios comunes como el jardín o la biblioteca”, lo que incrementó el riesgo de contagio. La comida, la ropa y los residuos seguían circulando fuera de circuitos reglamentados. Y había una “mala praxis” en el manejo de los EPI: nadie había formado a los trabajadores, que aún llevaban “sus propias mascarillas de tela o quirúrgicas”.

El 28 de noviembre, el departamento de Salud intervino la residencia de Tremp. Como no recibía “información fidedigna” a través de los canales establecidos, la Generalitat no pudo hacer “una adecuada valoración de la gravedad de la crisis epidemiológica” ni anticiparse, según la Fiscalía. Dos días después, Asuntos Sociales abrió un expediente sancionador. Cuando la Generalitat hizo públicas algunas de las deficiencias halladas, en diciembre de 2020, la Fiscalía emprendió una investigación que se ha prolongado durante un año, y que ha culminado con una denuncia que ahora está en manos de los juzgados de Tremp.

Duro, estremecedor e indignante. El relato de la Fiscalía de Lleida en la denuncia presentada ayer contra la dirección de la residencia Fiella de Tremp, donde fallecieron en solo un mes el 42,9% de los usuarios, es desgarrador.

En ese relato, al que ha tenido acceso La Vanguardia, se desgrana punto por punto la nula respuesta de los gestores de ese geriátrico para combatir un brote surgido a finales de 2020 que costó la vida a casi la mitad de las ancianas y ancianos ingresados en ese centro. Entre el 22 de noviembre y el 25 de diciembre de ese año fallecieron 64 de los 142 usuarios.

El fiscal reprocha al geriátrico esa nula respuesta para combatir el brote, surgido cuando las residencias tenían ya protocolos establecidos para controlarlos y medios suficientes para proteger a las ancianas y ancianos.

El Departament de Salut comprobó, el 23 de noviembre de 2020, que la residencia Fiella “no había acabado ni la sectorización de los positivos, ni los traslados a la zona roja, ni se habían creado los circuitos y no se hacía un manejo correcto de las EPIs”, reza la denuncia.

“Y se observó -continua- una falta de supervisión por parte de la responsable higiénico sanitario”. Esa falta de control, sostiene la Fiscalía de Lleida, provocó “la rápida propagación de la infección entre los residentes y trabajadores, y el resultado de su fallecimiento se produjo, sin perjuicio de examinarse el caso concreto, por la falta de previsión, control y supervisión de la dirección, quien no adoptó medidas eficaces ni asumió las recomendaciones efectuadas por los entes públicos (Atenció Primaria y Salut Pública) para evitar el fatal resultado”.

¿La prueba de ese descontrol? “La dirección del centro permitió que residentes de las distintas unidades compartieran espacios comunes como el jardín o la biblioteca, incrementando notablemente el riesgo de contagio. No se sectorizó de forma diligente el centro para evitar nuevas infecciones hasta pasados más de 5 días del primer positivo”, desvela la denuncia.

La descordinación llegó a tal extremo, se ha constatado con estas diligencias de investigación, “que incluso constan cuadros de registro de toma de temperatura a personas fallecidas”.

 ¿Los ejemplos? : Al residente A. M. F., fallecido el 28/11/2020 se le trató los días 29 y 30 de noviembre y 1 de diciembre; R. G. P., fallecido el 3/12/20, consta que fue medicado el 4/12 y a A. P.I. fallecida el 25/11/20 se le tomó la temperatura el 26/11″. Unos hechos, continúa el fiscal, “que ponen de manifiesto que no hubo una asistencia sanitaria real” y que esas anotaciones en los cuadros de registro eran inventadas.

La Fiscalía, que acusa de homicidio por imprudencia a la que era entonces directora de la residencia Fiella y a la responsable del control higiénico sanitario, reprocha a las investigadas que ” pese a que la situación de pandemia mundial había sido declarada nueve meses antes y se sabían las consecuencias de un brote, las denunciadas -que habían sido formadas para contar con herramientas suficientes”, no actuaron con la diligencia que la situación exigía y el plan de contingencia contemplaba”.

Y continúa: “Hubo una dejación de funciones que incidió en la rápida transmisión del virus y unido a la descoordinación sanitaria y falta de respuesta inmediata produjo el fatal desenlace del fallecimiento del 42,95% de los residentes·.

El descontrol y la falta de respuesta llegó a extremos injustificables. Como el que relata el fiscal en su denuncia y que data el 28 de noviembre de 2020. “Ese día no se dio la cena a los residentes -las muertes en el centro eran diarias- hasta como mínimo, pasada la media noche”. Y recalca: Muchos de esas ancianas y ancianos pasaron frío y sed”.

Además de dejarles morir en sus habitaciones (la mayoría no fueron llevados a un hospital que está pegado al geriátrico) “esas personas de avanzada edad fueron expuestas a un trato inadecuado al no evitarse su contagio, obligándoles a permanecer con residentes enfermos”, denuncia el fiscal.

Y tampoco, reza la denuncia, “recibieron la asistencia médica adecuada al existir una falta total de control”. En la investigación que ahora se abre en el juzgado de Tremp, habrá que confirmar el grado de esa “falta de cuidado, alimentación y limpieza”, que degeneró en un abandono total de los residentes hasta el punto -como apunta el fiscal- de dejarles sin cena o hacerles pasar hambre, sed y frío. 

Y otra crítica, no menos grave en este desgarrador relato de la Fiscalía: A esas ancianas y ancianos “les negaron en sus últimos momentos de vida el contacto con sus familiares directos, quienes hubieran podido procurarles esa paz que necesitaban”.

La Fiscalía no es ajena, por lo tanto, al drama padecido por los familiares de los residentes, “que pasaron días sin tener noticia alguna de sus allegados. Algunos fueron informados de que se hallaban en buen estado de salud cuando ya habían fallecido y otros no eran informados del fallecimiento.”

Tampoco se desplegó un protocolo de defunción, recoge la denuncia, “lo que provocó que algunos perjudicados conocieran de la muerte de sus allegados por la funeraria, por conocidos de la población o voluntarios del centro”.

Y continúa: “Otros tuvieron que acceder el centro residencial y buscar a sus parientes entre las distintas habitaciones dónde los encontraron éxitus, y algunos se vieron obligados a recuperar los cadáveres por sus propios medios”.